viernes, 27 de abril de 2007

En una pequeña villa de la montaña Siciliana, se gestan los mayores golpes que la historia jamás haya visto, los asesinatos son pactados en reuniones vespertinas y el reparto del botín se hace entre niños correteando por la casa. Corelone es un pueblo aparentemente tranquilo, pero en sus entrañas habitan los mafiosos más buscados por las policias internacionales, y de ahí se exporta el saber hacer mafioso a países donde el dinero se imprime con sangre. Little Italy es un Corleone exportado a Nueva York, y con él todos sus sucios negocios, sus asesinatos a plena luz del día y como no, sus tremendos restaurantes de pasta dónde alguno que otro termina reposando su cabeza en el plato de spaguettis.

"La familia es lo más importante", ese el lema de los clanes italianos, clanes cuyo máximo dirigente y patriarca es el "Padrino". El Padrino todo lo ve, oye y de su boca salen las ordenes a seguir. Cuál dios omnipresente, todo se hace con su beneplácito y bajo su aprobación. Si alguien necesita un favor, El Padrino se lo concede gracias a su bondad inmerecida.

Por ello, el retrato de esta particular forma de vida por parte del maestro Coppola es fiel y tremendamente detallado, llegando a límites inauditos, digno de alguien que ha vivido muchos años dentro de este tipo de organizaciones, quizás haya sido así... Sus personajes parecen sacados de ese pequeño pero activo barrio de Nueva York, dónde los puestos de fruta y los restaurantes de pasta se suceden a lo largo de su calle principal, Canal Street. Las actuaciones de Marlon Brando y Al Pacino han quedado para la historia, esa paulatina pero profunda transformación del personaje de Pacino, desde ser un "outsider" de la familia a convertirse en un jefe seguro, decidido y sorprendentemente frío debería formar parte de la cultura general impartida en las escuelas y universidades.

De desarrollo a veces lento y tedioso la evolución de la trama nos atrapa y nos introduce en mundos poco conocidos por nosotros pero tremendamente atractivos. Universos paralelos que están ahí y que con una maestría nunca antes vista, aparece ante nuestros ojos cual tesoro recién descubierto. Un regalo para todos los amantes del cine, pero un cine en toda su esencia, puro, sin excentricidades, directo y sincero.

El mundo del cine estaría huérfano sin su "Padrino", y de eso no cabe ninguna duda, marcando un antes y un después no habría (ni habrá) película que la supere, bueno, excepto la segunda parte, aunque de eso nos ocuparemos otro día...

Mi valoración: 9,5 (El 10 lo tengo reservado a la segunda)

4 Comments:

  1. Una mujer desesperada said...
    el otro día hablaba en mi blog de las adaptaciones literarias al cine, normalmente malas, y fíjate que me olvidé de una de las pocas en que la película supera a la novela... pero de calle. porque el padrino de mario puzo no es una gran novela, y la peli, en cambio, es una de las grandes del cine. k razón tienes en esa anotación sobre el personaje de pacino, es magistral el cambio, te lo crees (nada que ver con la cagada de la venganza de los sith, por ejemplo, nunca te crees que anakin se convierta en dar vather a esa velocidad!) bicos.
    alicia said...
    Cierto lo de la evolución del personaje de Al Pacino, al que Vito ha querido mantener fuera de ese mundo que conoce tan bien, pero con dotes de mando. Maravillosa la frase de Michael a su mujer, intentando justificarse: "Yo quise manteneros apartados de ese horror" a lo que ella le responde "Pero tu te acabaste convirtiendo en nuestro horror."
    Kaytall said...
    Sin duda una magnifica pelicula, un hito del cine. Para mi la mejor siempre ha sido la tercera, aunque Robert de Niro en la segunda se sale. Creo que voy a volver a ver las 3. Gracias jazzman por hacernos recordar tan magnas obras.
    BUDOKAN said...
    Finalmente aquel que no quería salir en la foto, Michael Corleone, es el que termina manejando la familia. Gran obra, quizás la más grande que se haya filmado alguna vez. El comienzo cuando Brando fuera de campo hace su monólogo resume la ideología del director y la idea total de toda la trilogía.

Post a Comment