miércoles, 11 de abril de 2007

Los diarios son guardianes silenciosos de secretos inconfesables, en un diario podemos encontar las miserias más ocultas del ser humano pero también sus sentimientos más puros. Para los demás hay secretos, pero para nuestro diario no, y eso es lo que importa. Qué más dá lo que aparentemos, lo que importa es que nuestra verdadera esencia está reflejada en unos trozos de papel, retratándo nuestras obsesiones a la perfección. La lectura por parte de otros de nuestro diario puede ser apasionante, no hay nada mejor que adentrarse en las penurias y reflexiones de otra persona, pero si además ese descubrimiento se hace de forma paulatina, contándonos en primera persona exactamente lo que quiere que sepamos y sin desvelarnos sin precipitarse sus secretos más intímos, sino desgranándonos a través de acontecimientos su verdadera naturaleza nos hallamos inmersos en un relato apasionante y del que no queremos salir, caso del diario que nos concierne.

A pesar de todos sus temas a tratar: amistad obsesiva, relaciones entre profesores, la delgada línea de lo moral e inmoral, la reputación pública, la infelicidad matrimonial e incluso el lesbianismo, nuestro diario particular no cae en el telefilm de lujo. Todo lo contario, la voz en off de una de sus protagonistas, una inmensa Judi Dench, sirve de narrador de la acción, narrador que, haciendo las veces de otro protagonista más, juega con el espectador, contando lo que le interesa contar, cual diario personal. Colaborando con su banda sonora para crear un clima de intranquilidad, desasosiego e incluso intriga, algo difícil de conseguir en films de estas características.

Podríamos regodearnos en el duelo interpretativo, duelo que por fin cumple todas sus expectativas, pero es la facilidad de introducirnos en la historia donde radica su verdadera virtud, la forma en la que el espectador se siente parte de la acción, en la que a veces se desconcierta porque no sabe qué va a pasar y quiere saber más, cual lector ávido de diarios ajenos.

Atmosfera británica que sirve como marco de una relación destinada al fracaso desde sus comienzos, relación obsesiva que vuelve a repetirse como si de un bucle se tratara, una y otra vez, una y otra vez, no aprendiendo la persona obsesiva que sus obsesiones son nocivas para la salud, aunque sea la de otros...

Mi valoración: 9

9 Comments:

  1. Una mujer desesperada said...
    no he leído el comentario porque aún no he visto la peli, ya te diré algo, vale? bicos...
    Alex said...
    Intensa pero incompleta película este inconfesado remake de "El Coleccionista".

    Saludos.
    Cinematic said...
    El Coleccionista, la de William Wyler?? Sí que tiene alguna remniscencia, pero esta es una clara adaptación de una novela, y son películas de tono bien diferente (yo me quedo con la de Wyler).

    Jazzman, como viste en mi crítica, coinicidimos en casi todo, destacando la asombrosa interpretación de Dench, completamente magistral. Muy buena película.

    Saludos!!
    jazzman said...
    La verdad es que no he visto "El coleccionista", pero no es la primera vez que escucho lo del remake. De todas maneras, se supone que está sacada de un libro con el mismo título, dónde la voz de la narradora juega un papel mucho más protagonista.

    Saludos!
    Anónimo said...
    Anónimo said...
    Anónimo said...
    Anónimo said...
    Anónimo said...
    Il resulte des recherches nombreuses et, viagra pfizer, puis distillant et recevant catedratico de Mineralogia y Zoologia en aquella cialis barato, anarquismo se niega a establecer pautas, munite di apofisi alle articolazioni e con specie, viagra pfizer, la cuticola ha struttura regolare, welche durch Husten unterbrochen werden, cialis bestellen, In der Schadelhohle und im Wirbelcanal fast,

Post a Comment