martes, 9 de enero de 2007

Tengo que decir a priori que soy un incondicional del cine de Clint Eastwood, creo que es uno de los pocos clásicos que quedan en el cine, y creo que también que esto me condiciona un poco cuando veo sus películas. Quizás sea ese el caso de ésta, una maravilla que bajo mi criterio debería permanecer por largo tiempo.

Sipnosis: La película transcurre en la isla de Iwo Jima, en plena Segunda Guerra Mundial, un desembarco estadounidense da origen a unas secuelas en los que allí estuvieron que jamás se borrarían. Una foto pasó a la posteridad, y con ella la vitola de que aquellas personas fueron unos héores, unos héores para sus conciudadanos, pero no para ellos mismos.

La película es un golpe a todos los que erigen unos héroes de aquellos que estuvieron en la guerra, matándo a otros que realmente son sus semejantes, y defendiendo una patria que en la menor oportunidad les dejaban tirados y desamparados. Toda una lección moral, que no sólo recalca que en la guerra no hay héroes, sino que va más allá ¿de qué sirve realmente la guerra? ¿merece la pena sacrificar la vida de esos jóvenes por el supuesto bien común?

Con ciertas escénas bélicas, no es una película bélica en sí, se centra mucho más en la reflexión de sus protagonistas sobre lo que allí vivieron y sobre lo que se les venía encima, una campaña para que la gente comprara bonos para financiar al ejército norteamericano. Una demostración de cómo se puede manipular una simple foto en pro de una propagánda manipuladora y que engañaba de una forma descarada a la gente ávida de héroes.


Me gusta de la película las ganas de contar una historia sin involucrar los sentimientos de los personajes, en ningún momento explota el lado humano de ellos, excepto en pequeñas pinceladas, lo que la hace contemplar con objetividad, y ésto es muy difícil de hacer, sobretodo en el cine de hoy. Quizás eso hace que los personajes no se hagan cercanos, y por tanto, que no nos identifiquemos con ellos. Además de eso, el plantel tiene un nivel más bien medio, sin destacar a ninguno por encima de otro, quizás eso se planteó su director y creo que lo ha conseguido.

El único pero que le pondría es ser demasiado reiterativa en su mensaje, en dejar claro una y otra vez que aquellos hombres no eran héroes y que no estaban orgullosos de lo que habían hecho. Pero es mínimo en comparación con la maravilla de película que es. Ya tengo ganas de ver la versión japonesa de la historia Cartas desde Iwo Jima, que pronto se estranará en España.

Valoración: 8,5

Más información en Filmaffinity

2 Comments:

  1. pequeñoIbán! said...
    Pues por lo que estoy leyendo por ahí casi todo el mundo coincide en señalar que es una peli interesante pero que en efecto es demasiado retierativa sobre todo en su ultimo tercio

    A ver si la veo ya...

    Un saludo!
    aadjazz said...
    Así es, es para no perdérsela, aunque su mensaje no está en la subtrama, sino que es bastante explícito. Eastwood a su edad está en plena forma.

Post a Comment