miércoles, 16 de mayo de 2007

Caer atrapado en una teleraña no tiene que ser nada agradable, mientras permaneces inmóvil, sin poder articular, la araña avanza hacia tí inexoráblemente con un hambre atroz. Sam Raimi estaba atrapado en una telaraña, en una telaraña de dudas cinematográficas y necesitado de referentes, el peso de dos películas anteriores medio decentes y, como no, ganas de agradar a todo el mundo; mientras la tarántula de la industria se le avanzaba inexoráblemente con hambre de exitos en la taquilla.

De ahí el resultado: mediocre, sin sentido, falto de personalidad y sin explotar las imnumberables y jugosas opciones que se le planteaban. Se suponía que en ésta parte de la saga, el protagonista era el lado oscuro de Spiderman, pero ¿dónde está? ¿Qué se ve reflejado en su cambio de peinado, por cierto, ya usado en los anales del cine? ¿O en su baile tipo La máscara? Resuelto de forma tan ridícula e irrisoria, parecía mentira que el mismo director hubiese firmado dos entregas anteriores, cuando menos, decentes.

Aparte de sí mismo, a Spiderman le salen nuevos enemigos, enemigos a los que no podemos distinguir realmente cuáles son sus motivos o sus carácteres, y es que la cuota de pantalla es lo que impera, los malos no pueden salir más que el bueno y su chica, que por cierto, su relación tonta y ñoña por fin ha conseguido desesperarnos completamente. Demasiada subtrama para tan poco tiempo, y lo que nos queda son conflictos resueltos por la vía rápida y metidos con calzador, dignos de una parodia de sí mismo más que de una nueva entrega de la saga.

Del 'cast' mejor no hablemos ¿dónde está el Tobey Maguire de Las normas de la casa de la sidra? Lo de este chico es digno de estudio, y del resto mejor no hablar, quizás el que más se salve sea Thomas Haden Church, haciendo de "sandman", aunque cómo decíamos con poquísima cuota de pantalla.

Guión pobre y con resoluciones tremendamente cutres y, como no, abundancia de chistes fáciles. Y si a todo lo anterior le añadimos la escenita ya típica de la saga de "Spidy" con la bandera de barras y estrellas ondeando mientras aparece como salvador de la nación y, por tanto, de la humanidad, mejor nos vamos al campo a coger flores, que aprovecharemos mejor el tiempo.

Sin duda película para los que quieren un poco acción y escenas rápidas, pero que eso de pensar o de que una película tenga profundidad les importa poco. Y es que, como decíamos al principio, la tarántula de la industria está feliz, se ha merendado a todo un exito de taquilla, la comida le ha sentado bien, aunque a costa de eso haya dejado a los amantes del buen cine sin una buena obra.

Mi valoración de la saga:
Spiderman: 5
Spiderman 2: 6
Spiderman 3: 4

7 Comments:

  1. Una mujer desesperada said...
    Uff, k alivio!

    Bueno, vaya por delante que yo soy psicópata admiradora de spiderman desde niña, cuando leía sus tebeos.

    la uno y la dos me gustaron. son películas muy bien hechas, entretenidísimas, logradas.

    con la tres todavía me estoy frotando los ojos. el guión es absurdo. el lado oscuro de spiderman deprimente, es lo que tú dices, ¿se cambia el peinado y ya? ¿baila como un hortera sin fronteras y ya?

    la escena de la bandera yanqui, sin palabras

    no me gustó NADA

    k pena
    Alex said...
    Por no repetirme una vez más sólo diré que tampoco me gustó. Me sentí atosigado por unos f/x en los que no se veía nada y por una recargado guión que trata de beber de fuentes clásicas para dan enjundia a un producto que no necesita ese tipo material para resultar creible.

    Ya veo que fueron unas buenas vacaciones. Me alegra que así fuera.

    Saludos!
    BUDOKAN said...
    Coincido con tu valoreación en la tabla final en que la 2 es la mejor y la 3 la más floja. Creo que como dices tiene muchos problemas de guión, una pena porque la película queda atrapada en eso. Saludos!
    Ignacio said...
    La ví anoche y tuve que hacer esfuerzos por no irme del cine. Un sinsentido tras otro. Spiderman vagando hacia el lado oscuro? Donde? Cuando? Que yo me lo perdí. Sólo le ví haciendo el cafre. Y si, toda la trama rechina, se sacan cosas de la manga porque sí (como el momento en que le mayordomo del Duende confiesa a Harry que el sabía que no había sido Spiderman el que había matado a su padre. Así, por la patilla). Todos buenos y felices, todos nos queremos mucho, todos somos amigos.

    Veneno puede haber sido el gran villano desaprovechado. Una caricatura de lo que debería haber sido. Con Veneno te tienes que morir de miedo y aquí no pasa de ser un secundario más.

    En fin, para cuando llegamos a la escena de la bandera ondeante y los bomberos y los polis aplaudiendo y la niña sin carrete, ya me daba igual que Spiderman se muriera, que Mari Jane se cayera (por enésima vez) de las alturas y los efectos especiales cada vez me aburrían más...

    Un enorme bostezo de gran parte del cine fue lo que me parece la crítica más acertada. zzzzzZZZZZZZ

    Me quedo con la primera y la segunda. :)

    Saludos!!!
    jazzman said...
    Yo la ví rodeado de niños, y cuando mejor se lo pasaron fue cuando salió la musiquita en la escena tipo "La máscara" y se pusieron a bailar al compás, el resto, sólo se escuchaban ronquidos. Una lástima, la verdad.

    Espero que le haya sentado bien la brisa marina en una copa de ambar(forma poética de definir a la manzanilla) ;-)
    Ignacio said...
    Me ha sentado genial, para que se me quite el disgusto arácnido. :)
    Vindex said...
    Me arrepentí de verla en el cine con toda mi alma. MÁS AÚN con la escena donde la mugrosa bandera yanki flamea tras spiderman, esa escena fué penosa con el repelente y patético patriotismo norteamericano plasmado en esa parte.

Post a Comment