lunes, 5 de febrero de 2007

Que los Oscars son una completa farsa no hay ninguna duda, sé que puedo ser un poco pesado, pero es que es verdad, y encima me dan más razones para pensar en ello. Este finde he visto esta, que aunque hacía algunas semanas que se estrenó, no quería perdérmela, y tengo que decir que me parece la gran olvidada este año en los premios yotenominoporquemegustantusfiestas de la farándula de Hollywood.

Curiosamente Emilio Estévez nunca ha tenido una gran carrera ni como actor, ni en los últimos años cómo director, pero eso no ha sido incoveniente para demostrar que es un gran realizador, y además uno de los que pueden marcar historia con una gran película.

Cuando uno ve la película se da cuenta que la película no es producto de un arrebato de revindicación política en el que debido a la indignación de que su país vaya y continúe en la guerra Irak irrazonablemente, se decida a plantar cara a los politicuchos de tres al cuarto para demostrarle en que consiste la política de verdad, no, la película de Estévez es fruto de una idea trabajada, estudiada y por consiguiente lo suficientemente madurada como para mostrarnos una visión del político norteamericano, Robert Kennedy, cuando menos original.

Porque, como muchos ya sabéis, el político en cuestión no aparece en la película, pero sus ideales y su forma de ver el mundo (por lo menos de boca para afuera) están presentes entre todos los personajes. Muchos críticos la han comparado con la gran película "Grand Hotel" (de la que, por cierto, se hace referencia de ella en una ocasión), en la que hay un gran reparto coral de actores, cada uno con su historia, pero sin salir de un gran hotel. En esta ocasión es el Hotel Ambassador de Los Ángeles, y el reparto coral de actores no puede ser más que magnífico.

Pero uno de los grandes aciertos de esta película, es en un espacio tan reducido pintar un retrato de la sociedad de finales de los 60 tan realista, y digo esto porque la vi con un amigo que ya pasa de los 40 y me comentaba lo acertado que era ese retrato y que la banda sonora con música de los sesenta ayudaba mucho, destacando una canción de Simón y Garfunkel, ídolos sesenteros. Y es que se tocan todos los estratos sociales: jóvenes comprometidos con la política (típico de los sesnta), hippies (más típicos todavía), richachones, famosos, solitarios jubilados, inmigrantes, afroamericanos, jefazos, matrimonios, etc. En definitiva un fresco de la época bastante real, que nos deja bien claro de en que momento de la historia de américa estamos y qué se estaba cociendo en la sociedad.

A muchos de los actores de esta película por fin se les ve actuar, es el caso de Christian Slater, Lindsay Lohan, Sharon Stone y Demi Moore, no creía que podrían hacerlo bien en una película, pero por una vez lo han hecho, y por supuesto ese tanto hay que apuntarselo al director que ha sabido sacar lo mejor de ellos. Precisamente el hecho de repartir la historia entre muchos personajes, pequeños relatos que dan forma al conjunto, permite a los actores demostrar su capacidad en intensas y breves actuaciones. A destacar la escena de la cocina con Lauren Fishborne y el tema del Rey Arturo, la del matrimonio que se va a casar para que el no se vaya a la guerra de Vietnam o la de la peluquería con Sharon Stone pelando a su marido, ésta última con más intensidad incluso que el mismo final.

Y digo esto, porque si hay que ponerle un pero a esta película es que el final se hace un poco cansino, quizás influya que ya todos sabemos como terminará, pero la voz en off de Bobby se hace un poco pesada y alarga lo inevitable. Pero para nada empaña una gran película, sobre una persona que ante todo demostró que tenía carisma y que por una vez puso a mucha gente de acuerdo, lástima que no lo dejaron ni intentarlo, aunque todos sabemos que del dicho al hecho...

Mi valoración: 9

5 Comments:

  1. Natalia Book said...
    Es de las que no sabía si ir a ver o no, pero dado que la recomiendas, la pongo en la lista. Esta semana tenía pensado ver 'el libro negro', pero no me ha hablado bien de ella, así que a lo mejor cambio y me decido por Bobby.
    Saludos
    aadjazz said...
    Evidentemente esta es una buena elección, aunque yo también tengo pendiente "El libro negro", pero como mi provincia es tan cool con esto de las películas, que no se ha estrenado en ningún cine de la misma, cosas del capitalismo y la globalización.

    Saludos para tí también!
    pequeñoIbán! said...
    Pues me has vuelto a meter las ganas por verla, porque la verdad es que no tenía muchas... y no por los Oscar sino porque pensé que sería demasiado bienintencionada...

    Supongo que lo del final l pasa a muchas historias basadas en hechos reales

    P.D. Prefiero de calle Fotogramas, te he dejado en mi respuesta el enlace a un artículo en el que se habló de eso en mi blog
    JohnTrent said...
    Lo mas curioso de una pelicula como Bobby es descubrir como, cuando una pelicula tiene mucho de politica en un lado de la balanza (democrata en este caso) son muchos las estrellas de Hollywood, ademas de votantes de partidos de dicho sector politico, los que se apuntan rapidamente. Si no, conseguir un reparto como el de Bobby por tan poco presupuesto habria sido muy complicado. Miren tambien el caso de La delgada linea roja, esta si, una obra maestra en toda regla.

    De todos modos no he visto Bobby y prefiero no leer mucho sobre ella antes de verla, aunque ya sera en DVD. Pero, por lo que he leido, veo que sus principales alicientes, segun tu opinion, son los interpretes y el uso del espacio cerrado para contar la historia. Factores importantes en una pelicula de este tipo.

    Saludos.
    aadjazz said...
    Muy buena observación johntrent, y gracias por tu comment.

    Pequeñoibán, si es que en España desafortunadamente no hay mucho dónde elegir, pero la verdad es que no nos podemos quejar que no sea una revista completita. Gracias por el artículo.

    Saludos!

Post a Comment