lunes, 26 de febrero de 2007

La noche de los perdedores

Cuando se entregan unos premios tan importantes, siempre se presta atención a los ganadores, es lógico, para eso se hacen, por eso todos los titulares hoy apuntan a Martin Scorserse como el gran ganador de la noche. Como mejor director y como mejor película, Martin se ha llevado dos premios, da igual si detrás de todo su trabajo había un gran equipo que le ha puesto su triunfo en bandeja, aqui lo importante es personalizar los méritos.

Pero anoche mi curiosidad estaba en saber cómo les iba a ir a aquellos que siempre se les ha considerado como los perdedores, son esos "outsiders" de Hollywood que no van al mismo ritmo que los demás, que consideran esto como un hobby o simplemente les importa un pimiento todo esto del glamour y demás sandeces.

- Jackie Earle Haley, perdido durante más de diez años, en los que trabajó como conductor de limosinas e incluso repartidor de pizzas, todo ello con el simple objetivo de sobrevivir. Su juramento de no volver a actuar lo rompió en cuanto sonó el teléfono hace un año y le propusieron un papel muy jugoso, ex presidiario acusado de pederastia. Anoche estaba nominado como Mejor Actor Secundario, se fue tal como vino.

- Alan Arkin, llamado por sus amigos el Lobo Gris, por su carácter independiente y solitario, por interpretar al abuelo yonki en 'Pequeña Miss Sunshine' se ha llevado el Oscar al Mejor Actor Secundario, después de ser nominado por tercera vez, curiosamente la última hace 38 años. Cuando fue a recoger el premio lo dejó en el suelo para sacarse la chuleta, demostrando que le importa bien poco esto de los premios.

- Peter O'Toole, curioso el caso de este hombre. Con esta era la octava nominación a los Oscars, aunque no sería el primero que recibiera, en 2003 le quisieron entregar un Oscar honorífico, Oscar que se negó a recoger explicándolo en una carta en la que preguntaba "¿Podría la Academia aplazar los honores hasta que cumpla los 80?" Y si bien, ahora mismo tiene 74 años, ahí estaba el tío plantándole cara a un Forest Whitetaker que venía como un torbellino y no falló en las apuestas.

- Rinko Kikuchi, actriz japonesa que interpretó a una sordomuda en 'Babel'. Sin necesidad de expresar ninguna palabra a más de uno nos puso la carne de gallina, y curiosamente en la gala no hablaba inglés, llevó consigo a un traductor que traducía al momento que los periodistas le hacían las preguntas. Otro ejemplo de "outsider" que no renuncia a lo que es para estar aquí.

- Especial mención a dos películas independientes, 'Pequeña Miss Sunshine' y 'Half Nelson', una sobre una familia disfuncional y otra sobre un profesor adicto al crack, películas que exentas de todo el glamour de Hollywood muestran una cara de norteamerica que muchos quieren ocultar, y por tanto, dos películas que no necesitaron tener contentos a ningún alto ejecutivo, sino que por su trabajo se han ganado el apoyo del público.

- Y como no, todo el equipo del 'Laberinto del Fauno', equipo que sin apoyo de su país, ni subvenciones, ni préstamos y sin ni siquiera una simple felicitación de su embajador en Estados Unidos (dicho por Gomaespuma que estaban con el equipo viendo la gala juntos), tenían 6 nominaciones. Ahí estaban, sin renunciar a lo que son, haciendo el trabajo que les ha dado la gana, mostrando fantasías e imaginación muy particulares de su director, aunque al final tan sólo se llevaron tres y de los menores. Seguiran siendo unos perdedores para la industria.

Y una vez pasada la gala, volvemos otra vez a lo mismo, se premiaron lo que se quiso premiar, es decir Hollywood para Hollywood, y toda atención que se quiera prestar a lo que esté fuera de su círculo es tan solo para tener callados a un sector cada vez más amplio que reclama menos comercialidad y más cine de autor.

Pero si eso ocurriera, ya no podríamos diferenciar a los ganadores de los perdedores, porque todos serían perdedores.

4 Comments:

  1. MacGuffin said...
    Curioso lo de "El laberinto del fauno". En España, los Oscars técnicos se han tomado como un espaldarazo a gente que son los verdaderos perjudicados de las guerras ministerio-televisiones-cine, técnicos muy buenos que se ven limitados por la inexistente industria española.
    Pero lo mejor es la polémica estúpida sobre la nacionalidad de la película y la razón por la que se presentó por México. Siendo productor, director y director de fotográfía mexicanos, lo más probable es que, si hubiera competido por España, la habrían descalificado (ya le pasó eso a "Caché" el año pasado). A todo esto, el embajador que no los felicitó, ¿fue el mexicano o el español? Porque yo los vi en Miradas 2 en una fiesta pre-Oscar con Fesser y Cobeaga cuyo anfitrión era Inocencio Arias...
    jazzman said...
    Quizás no me expliqué lo suficiente, el embajador de Mexico en USA no contó con ellos para nada, decía Guillermo Fesser (Gomaespuma) que precisamente habían estado en la fiesta que la embajada española organizó para ellos y que México, aparte de no organizar fiesta para ninguno de los mexicanos nominados a los oscars, ni siquiera se había dignado a felicitar a Guillermo del Toro y su equipo.

    Espero que esté aclarado el asunto.

    Saludos!
    MacGuffin said...
    Aclarado al 100%. ¡Gracias! :-)
    Noa said...
    Genial. Me encanta este repaso a los no ganadores de la velada :D

Post a Comment